Promotores de la fe

Los hermanos y hermanas que forman parte de los promotores de la fe y son ángeles jóvenes hermanos y hermanas y son ángeles que también les corresponde responsabilidad al participar de la iglesia de la Religión del Amor, ellos, ellas, también en lo que respecta a sus responsabilidades cesan cumplidos los setenta (70) años, tanto para el hombre como para la mujer y es lo mismo que significa para los ángeles de Dios que son sacerdotes o sacerdotisas, a partir de ese momento ya no pueden usar la vestimenta oro y rubí característica de aquellos hermanos y hermanas que están formando parte de las jerarquías que existen, dentro de la iglesia de la Religión del Amor.

De tal manera, que aquellos hermanos y hermanas que cumplieron con su responsabilidad hasta esta edad siguen siendo ángeles, sin embargo, ya no tienen la responsabilidad que les correspondía al estar en actividad dentro de la Religión del Amor.

Aquellos ángeles jóvenes, que  tienen responsabilidad y son menores a los setenta (70) años participan activamente de la marcha de la iglesia en la tierra, más nadie llega a este cargo por elección del hombre, aquel que llega a este cargo es por la voluntad de Dios.

Los promotores de la fe, también son aquellos hijos e hijas de Dios que han logrado la condición de casi ángeles, eso significa que están muy cerca de liberarse totalmente del karma que ellos, ellas crearon en vidas pasadas, esta es la voluntad de Dios, más aquellos hermanos y hermanas que dejan su responsabilidad a los setenta (70) años, sabemos el amor que existe en ellos los conducirá a seguir participando amorosamente.

Los ángeles donde quiera que estén siempre tendrán la responsabilidad de orientar a sus hermanos y hermanas menores, sobre esto, es algo que jamás podrán dejar de hacer, porque es la ley y es la voluntad de Dios, el mayor orienta al menor, esto es así.

Los hermanos y hermanas que están en actividad, ellos, ellas, siempre estarán cerca del mensajero, si es que encarnaron y llevan su actividad en otro país, en lo que respecta al lugar que ocupa el mensajero, este lugar simbólico, estará señalado siempre en la iglesia y en las reuniones que lleven adelante por el símbolo de la Religión del Amor que es una paloma en descenso.

De tal manera, que en las reuniones estará este símbolo de la paloma en descenso y ese lugar simbólico, es el lugar que ocupa el primer mensajero y posteriormente los mensajeros que llegarán en su tiempo y en su momento.

El lugar que ocupan los ángeles que son sacerdotes y sacerdotisas, éste está siempre ocupado por aquel, por aquella que por la voluntad de Dios significa encontrarse ubicado en dicho nivel jerárquico dentro de la iglesia de la Religión del Amor.

De tal manera, que en los lugares donde estarán reunidos o congregados y esté presente alguna jerarquía responsable, siempre se dejará constancia de que lugar ocupa aquel ángel que se dirige a los hermanos y hermanas que se congregan, estará entonces el símbolo de la paloma en descenso en señal de la presencia del primer mensajero, estarán también en lo que respecta a los sacerdotes y sacerdotisas, en lo que respecta a la religión, si alguien se encuentra en dicho nivel, estará entonces cerca de este símbolo y eso significa que aquel que ocupa el nivel jerárquico de promotor de la fe, estará algo más distante de la señal de la paloma en descenso.

De tal manera, que esta diferencia se dará en razón del lugar en el cual se encuentran sus hermanos, sus hermanas, más dentro de los distintivos de aquellos que usarán para los ojos del hombre, para que puedan identificarlos, cada hermano que lleve la vestimenta en relación al nivel jerárquico que ocupa, podrá fácilmente ser identificado por la cantidad de botones que llevará en consecuencia aquel que tiene más de nueve (9) botones estará indicándole a sus hermanos el nivel que ha logrado a través del tiempo y donde Dios lo ha colocado, ya que nadie podrá fingir lo que no tiene.

Las jerarquías en la iglesia están dadas por la voluntad de Dios, de tal manera, que estas tres jerarquías existen y existirán todo el tiempo en que la iglesia este y estará en este mundo ya que dejará de ser solo cuando este mundo se haya convertido en polvo cósmico.

Para los hermanos y hermanas que se han acercado a la iglesia de la Religión del Amor y aún no han logrado esta condición la puerta siempre está abierta, más el compromiso que asumen  las jerarquías siempre es de amar y de servir a la voluntad mayor que es Dios, porque aquellos que se encuentran como jerarquías, el camino que escogieron es el de la perfección y ellos, ellas, expresan “Padre, tu voluntad es mi voluntad”.

De tal manera que en lo que respecta a los hermanos y hermanas que forman parte de las jerarquías de la iglesia de la Religión del Amor nunca son elegidas por hombre siempre es la voluntad de Dios.