Enseñanzas - Carlos Narváez

El futuro de la humanidad

Las bendiciones que Dios está derramando significa la oportunidad entonces para los seres humanos, para que alcancen la angelitud, yo les dije hace tiempo: “Dios me mostró una visión a mí, me mostró que estaba yo en una cumbre y que estiraba mi mano y que al estirar mi mano llegaba hasta a un valle profundo donde estaban los hermanos y hermanas de la tierra y yo estirando mi mano, tomaba la mano y los iba llevando hacia la cumbre, iba llevando a uno y a otro, y a otro y seguía ayudando, yo miraba esa escena, y luego cuando se me acerco un hermano mayor”, me dijo: “hermano, esto es lo que tú ya estás haciendo, pero de aquellos que ahora se acercan a nuestro Padre y si bien es cierto, Dios está dentro de cada uno de nosotros, las conversiones serán de miles de millones”, si él me dijo eso y fue Dios a través de él, yo creo, pero la pregunta es, cuando una conversión se da, ¿quién la hace? “Dios”, cuando tú decidiste seguir a Dios, fue Dios mismo en tu interior, nada más que él.