Enseñanzas - Jesús

La caridad de la lengua

¿Qué es lo que vivió mucho tiempo atrás nuestro hermano Jesús el Cristo? Llevando adelante la obra de nuestro Padre, le dijo un zelote a otro zelote: “Sabes, este rabino está destruyendo nuestro movimiento, como podremos nosotros liberarnos del yugo romano si éste le dice al pueblo, ama a tus enemigos, perdona las ofensas, este merece la muerte, lo están cuidando los romanos, lo sabemos, pero a él hay que destruirlo, no solo hay que destruir su enseñanza, hay que matarlo”, y él, que dialogaba con otro zelote y otro zelote le dijo: “sabes, desacreditemos entonces su doctrina y a él mismo”, y le dijo: “si, hagámoslo”, de tal manera que anunciaban a unos y a otros que el rabino entraba aprovechando su investidura para violar a las mujeres, para violar a las niñas, para perdonar cobrando dinero y muchas cosas más, de tal manera, que nuestro hermano Jesús le dijo a nuestro Padre: “Padre y mis hermanos que hablan de mí lo que no es”, “hijo, ellos cuando desencarnen irán a los pantanos del astral inferior, sin embargo, tú eres uno de mis ángeles, si hablan mal de ti, hablan mal de todos mis hijos e hijas ángeles y en consecuencia hablan mal de mí, en una vida futura hijo, ellos no podrán hablar, sin embargo, las ofensas al Espíritu Santo hijo, no serán perdonadas, tú presencia en la tierra significa para tus hermanos y hermanas la oportunidad de progresar pero también hijo para aquellos, aquellas que no han comprendido porque tú estás en la tierra, significa para ellos, para ellas el ir a los pantanos del astral inferior si se equivocan, por eso hijo, sé que tú oras constantemente por ellos, por ellas, sin embargo, sé hijo, que aquellos, de mis hijos de mis hijas que no entienden, continuarán con sus actos no fraternos, pero nadie ni nada te perjudicarán”.

En lo que respecta a lo que han escuchado, ¿Qué paso con estos dos hermanos zelotes? Que difundían un mensaje no fraterno de Jesús, lo que ocurrió fue de que a uno le brotó cáncer en la lengua y al otro le broto lepra, ¿qué dijeron aquellos que lo acompañaban?, “estos son pecadores, que más señales, mira como están”, sin embargo, el hermano que le dio lepra nunca estuvo al lado de un leproso, como es entonces, que le brotó la lepra, se le acercó su ángel de la guarda a la hora del sueño y le dijo: “¿sabes de quién hablas tú así?”, “¿de quién?”, “de un ángel de Dios”, él dijo: “entonces, no quiero seguir más tiempo en la tierra, quiero morir”, y su ángel de la guarda le dijo: “hermano, tú has cometido muchos errores en el pasado y le mostró sus errores”, y le dijo: “¿de qué forma escoges morir?”, “escojo la lepra”, y la lepra le brotó luego de la conversación al día siguiente, por esa razón es importante que ustedes practiquen la caridad de la lengua, vivan con amor y sigan el camino que nuestro Padre ha encomendado.