Enseñanzas - Jesús

La justicia de Dios

Entonces cuando a Jesús un ciego de nacimiento le dijo “Rabí, si tú me tocas yo sanaré” y Jesús lo miró y habían muchos hermanos que estaban ahí y le dijo “sigue orando, sigue pidiendo, todo en su tiempo, todo en su momento” y luego se comenzó a ir y al sentir que la gente se estaba yendo del lugar, el ciego comenzó a decir “¿Qué pasa? ¿Qué pasa?” y uno le dijo “el maestro se está retirando” y el comenzó a gritar “Jesús, Jesús, ¿Por qué te vas si te he pedido que me toques?, yo sé que muchos ciegos han recuperado la vista ¿Por qué no me quieres tocar a mí? Jesús, Jesús ¿acaso no me escuchas?” y Jesús se detuvo, se detuvo y en ese momento levantó la voz y le dijo “te he escuchado, pero quien no me ha escuchado has sido tú” y como estaba a cierta distancia Jesús estaba hablando bien alto para que él escuche y le dijo “Quien no me ha escuchado has sido tú, y te he dicho, todo en su tiempo, todo en su momento y si yo me retiro es porque no es tu tiempo, no es tu momento” y luego se fue, que dijeron los que escucharon esto de Jesús, dijeron, “él ha pecado mucho”.   

Entonces si ustedes leen los evangelios hay un pasaje donde los miembros del Sanedrín llaman a un ciego que había nacido así, pero Jesús tocándolo y fue Dios a través de él, le devolvió la vista, y cuando lo llamaron a este ciego, y esto está escrito en la biblia en el nuevo testamento, los miembros del Sanedrín le preguntan “dinos tú, ¿Quién te ha sanado?” y él les dijo “acaso ustedes no saben ¿Quién me ha sanado? ¿Por qué me preguntan? porque él me ha devuelto la vista, pregúntenle a él ¿De dónde le viene el poder y la autoridad para que le dé la vista a los ciegos, para que haga caminar a los paralíticos y haga todo género de milagros ante los hombres” entonces un miembro del Sanedrín le dijo “Cállate, porque tú has nacido lleno de pecado” y él le dijo “naciendo lleno de pecados, el señor me ha perdonado, por eso ahora veo” esto está en la biblia, sin embargo en lo que respecta a aquel hermano que no fue sanado, no es que Jesús no lo amaba, Jesús ama a todos, sin embargo él no podía ir contra la ley y siendo la ley Dios, lo que él había creado significaba nacer ciego pero también morir ciego, entonces, nuestro Padre es misericordioso, pero hay quienes han pedido y lo que han pedido los acompaña hasta la muerte.