Enseñanzas - Buda

La meditación en la flor de Loto

La meditación forma parte también del progreso del ser humano, a través de la meditación trasladas tu conciencia a tu esencia, pero haz de pedirle esto primero a Dios, aquellos que logran trasladar su conciencia a su esencia, entonces experimentan una expansión de la conciencia.

Sobre la meditación en la flor de Loto, las raíces representan a los hermanos y hermanas con karma, y sufren, el tallo representa la angelitud, la flor significa que te has fusionado a Dios, representa a los Arcángeles, Espíritus Puros, Mensajeros de Dios, Ministros de Dios, Tronos, Potestades, Serafines y Querubines.

El verse cerca al tallo, significa que se está cerca de alcanzar la angelitud, dentro del tallo significa que se alcanzó la angelitud y el verse cerca a la flor, esto solo para los ángeles, significa que se está a punto de convertirse en arcángel.

En lo que respecta a la meditación cuando tú meditas en la flor de Loto y le pides a nuestro Padre la gracia para que te permita entender en que parte de la evolución te encuentras, verás a los hermanos y hermanas con diversas dolencias y si tú ya no ves a hermanos y hermanas con diversas dolencias, es porque estás muy cerca de la angelitud y aquellos que son ángeles cuando meditan, sienten en que parte del tallo se encuentran.
En lo que respecta, a esto, no es casualidad, nuestro Padre le revela a sus hijos e hijas, cual es el camino y donde se encuentran, sin embargo, no olviden que aquel que pide recibe, si tú te ves en la meditación con diversas dolencias, que es justamente el fruto de tus propios errores, con cáncer, con leucemia, con sida, con asma, con ceguera, con artrosis, con mutilaciones y con diversas enfermedades es porque aún eso te espera en tu futuro y no podrías vivirlo todo en la misma encarnación.

La meditación en la flor de Loto, recibida por Siddharta Gautama Buda, de Dios a través de un hermano mayor, Arcángel, Espíritu Puro, Mensajero de Dios, Ministro de Dios, quien le enseñó a meditar en la flor de Loto la cual crece en el fango pero cuando se va alejando del fango, luego se convierte en una flor hermosa y es justamente la etapa que atraviesan nuestros hermanos, que es las reencarnaciones donde equivocándose generan karma y cuando se liberan del karma alcanzan la angelitud y cuando ya se convierten en la flor de Loto se convierten en Arcángeles, Espíritus Puros, Mensajeros de Dios, Ministros de Dios.
Buda, en esa vida él llegó como ángel y cuando meditaba, experimentaba y se le presentaba la expansión de conciencia.

Buda, enseño la meditación, enseño a mirar en el interior y a encontrar a nuestro Padre, lo que algunos hermanos llaman NIRVANA, pero NIRVANA es la comunión con la esencia, que ocurre cuando tú miras en tu interior y buscas la esencia, entonces al buscarla y es Dios en tu interior, vas a lograr que cada vez, Dios en tu interior, tenga una mayor radiación en ti, cada vez se expresará más a través de ti. 
Al meditar en la flor de Loto, no se debe visualizar el fango, se debe visualizar imaginariamente, la flor a la altura de tu entrecejo frente a ti.

Buda, recibiendo la enseñanza de la meditación en la flor de Loto, a través de un hermano mayor:

Cuando meditaba, un hermano mayor me dijo “hermano, tú eres un espíritu superior, sin embargo, muchos aprenderán de ti, la meditación que permitirá que tus hermanos y hermanas, logren el entendimiento, de donde vienen y donde se encuentran en el camino del progreso, es la meditación que ahora te enseñaré”, y yo le dije: “hermano mayor, lo que tú me has de enseñar, así lo enseñaré, y pido yo, para que además de escucharme, me entiendan y lo pongan en práctica”, y el hermano mayor y sabía es nuestro Padre a través de él me dijo: “muchos lo harán y este mensaje que ahora te transmito, en un futuro, será escuchado por una nueva generación, esto lo que ahora está entre nosotros será público, porque es la voluntad de Dios, la verdad se sabrá”.

Entonces, que me dijo el hermano mayor, me dijo: “enseña a tus hermanos y hermanas, que han de sentarse cómodamente, y pedir conocer la verdad y esto significa mirar en el interior, de donde provenimos”, y luego me dijo: “tú has observado, como es una flor de Loto, en consecuencia, la meditación que tú compartirás con tus hermanos es ésta, cuando mediten en la flor de Loto, han de mirar en las raíces, a aquellos hermanos y hermanas que están enfermos, todas las dolencias diversas que existen, en la raíz observarán un tallo blanco y brillante y en las hojas, hojas blancas y brillantes y cuando mediten así, sabrán que tan lejos están de librarse del sufrimiento o que tan cerca están de librarse del sufrimiento, más la meditación en la flor de Loto, significa para aquel que medita, el también reconocer, que enfermedades le esperan en el futuro”, entonces me dijo: “medita”.

Sentado yo me imagine una flor de Loto y me imagine en las raíces a los hermanos y hermanas que sufren de diversas dolencias, miraba la flor de Loto, y luego mirándola, contemplándola, me sentí que estaba casi por llegar a la mitad de la flor, esto en lo que respecta a la mitad del tallo, entonces, me dijo a mí el hermano mayor: “¿dónde te has reconocido tú?”, y yo le dije: “me he reconocido llegando casi a la mitad del tallo”, “así es, mira cuanto aún te falta, porque cuando llegues tú cercano a los pétalos de Loto, es porque estarás cercano a nosotros, serás uno como nosotros”.

Y yo le dije: “¿qué pasará con mis hermanos y hermanas cuando en meditación se vean con esas enfermedades o vean esas dolencias?” y él me dijo: “las dolencias que vean, son las que aún les falta, pero aquel que quiera la verdad, entenderá que solo el amor lo librará del sufrimiento, pero aquel que no quiera, igual el sufrimiento lo espera, porque nadie puede evadir la ley de Dios, la ley es una y no cambia, lo acepten o no lo acepten, tengan conocimiento o no lo tengan, sin embargo, aquel que tiene conocimiento, entonces, es más responsable, porque significa que ese hermano o hermana, tiene más vidas que le permiten el entendimiento, porque la inteligencia se desarrolla de reencarnación en reencarnación”.

Y yo le dije: “compartiré esta enseñanza”, y el hermano mayor me dijo: “el Espíritu Santo también la va a difundir, más vendrá en un tiempo futuro”, “si hermano, así será”, y le dije: “¿estaré también?”, “también estarás con todos aquellos que nuestro Padre ha enviado”.