La Religión del Amor y las demás Religiones

LA RELIGIÓN DEL AMOR

La Religión amor es Dios mismo, que abarca todos los credos, todas las religiones, todas las corrientes filosóficas y corrientes espirituales en todas partes y ninguna puede contener a Dios, Dios contiene a todas, no hay nada fuera de él, la nada no existe.

Carlos Cristo es el mensaje del Padre para sus hijos e hijas en el cumplimiento de sus promesas.

Uno es Dios, una es la religión, una es la verdad, una la manifestación, quien la acepta me acepta a mí, quien la rechaza me rechaza a mí.
Su mensaje unifica todos los credos.

Toda obra de amor es Dios a través de sus hijos.
El amor borra la multitud de los pecados.
La curación es para ti, como el amor que un padre derrama para sus hijos e hijas.
El poder es del Uno y su manifestación es la gracia derramada en sus hijos e hijas.
Todas las ofensas serán perdonadas, menos las ofensas al Espíritu Santo y Carlos Cristo es el Espíritu Santo encarnado.
Ama el que ama nunca se equivoca.
Solo hay un Dios y padre de todos,  él expresa ambas polaridades.

La Religión Amor contiene todos los credos, todas las creencias en un ser superior, a quien llaman la fuente, el creador, omnipotente, omnipresente, amor; él siempre perdona y su misericordia es infinita.
Nadie está por encima de Dios, Dios es Uno y el poder es del Uno.

Todos los que viven con amor son apóstoles de amor; ellos, ellas tienen la misma condición del papa del cristianismo, del Dalai Lama y de todos los líderes de las todas las religiones.

Los apóstoles de amor tienen como señal los dones que significa la visita que han recibido del Espíritu Santo.
El templo de Dios es su creación.
Cuando ores hazlo dirigiéndote donde tu estés. Para orar solo necesitas amor y ser sincero sabiendo que Dios es amor y siempre escucha y aquel que pide recibe.
Los dones podrán ser retirados o suspendidos, si son suspendidos cuando la causa que genero las suspensión es retirada los dones regresan; cuando los dones son retirados ya no regresan en dicha encarnación.
Aquel, aquella que crea en la única religión que existe, Dios derramará bendiciones y te sanará de las dolencias, restaurando tu hogar.
El precepto de la Religión Amor es ama a Dios primero y a tu prójimo como a ti mismo.

Dios perdona siempre, inclusive antes que le pidas perdón; es el amor lo que borra la multitud de los pecados.
Cuando alguien expresa amor es Dios a través de él, de ella.

La Religión del Amor no reconoce diferencias entre los hijos e hijas de Dios, todos vienen de una fuente única y es amor.

En la Religión del Amor no existe el castigo ya que Dios no castiga; cada uno se castiga así mismo por los errores que comete, pidiéndole a Dios nacer y sufrir todo aquello que le hizo sufrir a los demás porque él que siembra cosecha.
En la Religión del Amor todos vienen de Dios que es perfecto y como consecuencia, tú también eres perfecto perfecta
En la Religión del Amor el karma no es para siempre, es un estado transitorio donde a través del amor, el karma es transmutado,
En la Religión del Amor, el amor nunca se equivoca y es el camino para todos.

En la Religión del Amor la meditación es una forma de expresar amor a Dios; porque el que medita le pide a Dios ir con su conciencia a su esencia que es Dios en él, en ella y así vive un momento de comunión donde se produce la expansión de la conciencia.

EL CRISTIANISMO

Llegó un mensaje de amor y lo expresado es un código moral.

Ama a Dios y a tu prójimo como a ti mismo.
No le hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti.
Perdona,  porque Dios te perdona antes que le pidas perdón.
Bendice a los que no te aman.
Bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzarán misericordia.
Bienaventurados los pacíficos porque ellos serán llamados hijos de Dios.
Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios.
Bienaventurados cuando los maldigan porque lo mismo hicieron con los profetas antes que ustedes.

Ángeles que encarnaron en el cristianismo:
Jesús, Madre Teresa, San Martín de Porres, Sor María Faustina Kowalska, Guillermo Almenara Irigoyen, Adolfo Becerra de Meneses, Don Bosco, San Benito de Palermo, Padre Pio de Pietrelcina, Santa Teresita del Sagrado Corazón, Santa Rosa de Lima, Sor Ana de los Ángeles de Monteagudo, Santa Rita de Casia, Santa Rita de Ávila, José Olivera Gian Felice, Carlos Alberto Durand y otros más.

EL BUDISMO

Buda llegó a la tierra, enseñó la compasión y también orientó a la búsqueda de la perfección en el interior de cada uno.

El Nirvana es unificarse al Creador en el interior; comprendiendo que Dios está en cada uno de sus hijos e hijas y está en toda su creación; nadie puede salir de Dios.

Buda enseñó todo el amor a todo lo creado y el no generar desequilibrios en la naturaleza.
La práctica del budismo es la autorrealización que significa Dios en mí, Dios en ti, Dios en todo.

EL ISLAM

Mahoma enseñó la obediencia a la Ley Mayor que es Alá, y Alá es todo y siendo todo, todo lo da.

La vida para el que sigue la orientación de Mahoma es un poema de amor a través de la obediencia a un Padre que ama, y que, en su amor enseña a respetar lo de los demás, enseña a compartir con los que menos tienen, enseña que los gobernantes deben buscar a través del servicio a los demás la causa de su felicidad, ya que la verdadera felicidad es procurar la de los demás; porque eso es amor.

Alá ama, perdona, es compasivo, es misericordioso cumple con sus promesas.
El venerarlo es el camino para todos y es una forma de agradecerle por tanto amor.
La Meca, es para todo creyente la unión de todo en uno, y uno es Alá y Alá está en todo.
El que no ha ido a la Meca no ha ofendido a Alá porque la Meca está en toda su creación.

EL HINDUISMO

Krishna enseñó a Dios en nuestro interior, yo soy en cada uno por que uno es todo.

Krishna reflejó la voluntad de Dios que es amor y es la fuente de toda vida.
Mirarse y encontrar a Dios es vivir de acuerdo a la enseñanza de Krishna, y Krishna expresó la voluntad de Dios.
YO SOY es otro nombre de Dios; solo los que no tienen Karma cuando lo expresan, es la perfección a través de él o través de ella.
Krishna como ángel venido a la Tierra es mensajero y también maestro para ti.

El mayor orienta al menor.
Todo lo que ves es Ilusión porque es temporal.
Maya es la ilusión y solo aquel que ve en su interior la verdad maya no lo afecta.
Vivir es morir a la ilusión para despertar a la dicha eterna de la verdad que es indestructible, vivir así es liberarse del ciclo de la reencarnación y acceder a mundos sublimes donde los bienaventurados gozan del amor de Dios.
Krishna es en su mensaje el amor que Dios derrama a sus hijos e hijas.
El que cree recibe lo que Dios prometió para los que accedan a la verdad y Dios es la verdad, y el que acepta la verdad acepta a Dios.