Enseñanzas - Jesús

La Vida Eterna

En una oportunidad un hermano se acercó y le dijo: "Jesús, te pido que visites a mi esposa que está en cama y está gravemente enferma. Yo quisiera que tú la sanes”. Y Jesús le dijo: "No temas, ve porque no va a morir”. Y cuando fue, confiando en que Jesús le había dicho que no iba a morir se quedó al lado de ella y a las pocas horas murió.

Y cuando esto pasó, este hermano se enfureció y se fue a buscar a Jesús y le dijo: "¿Por qué me has mentido?”. Y Jesús le dijo: "¿En qué te he mentido?”. “Me dijiste que no iba a morir y a muerto entre mis brazos”, y Jesús le dijo: "Ella vive, ve y entierra su cuerpo, más ella vive, entonces yo no te he mentido”.

Y los que lo miraron dijeron: "Bueno, creemos en la vida eterna”. Y él se fue y luego que la enterró dijo: "Es verdad, mi esposa no está muerta, estoy enterrando su cuerpo, pero su espíritu vive aunque no lo vea”.