Enseñanzas - Carlos Narváez

Para los que tienen el don de sanación

Porque los que han recibido el don de sanación, también participan de la misión de curación y es Dios quien sana a través de sus hijos e hijas, en consecuencia, no deben intoxicar el cuerpo con alcohol, con drogas, con tabacos, deben evitar los tóxicos, en consecuencia, es importante que tú cuides el cuerpo que has recibido para vivir las experiencias en este mundo, más has de darle a tu cuerpo, aquello que necesita.

Aquel que ha leído el libro Mediumnidad de Cura, entonces, sabe que deben cuidar su cuerpo, porque su cuerpo, cuando es contaminado con alcohol, con tabaco, con drogas, se convierte en un vehículo que no va a ayudar a que sus hermanos recuperen la salud, ¿Por qué? Porque esos fluidos tóxicos no permiten que fluyan en forma transparente la luz de cura, que nuestro Padre ha derramado en aquellos que tienen el don de sanación, los hermanos y hermanas que tienen el don de sanación, han recibido la energía brill en una cantidad mucho mayor a la de sus hermanos y hermanas, en consecuencia, si los hermanos se intoxican con alcohol, con tabaco, con drogas, con sustancias tóxicas, cuando se acercan a un enfermo y le están pidiendo a Dios los sane, están transmitiendo también esos fluidos tóxicos hacia el paciente, hay una incoherencia y muy grande, como pretender sanar a alguien cuando le vas a transferir algo que es tóxico y que es dañino, los ángeles de Dios, cuando tratan de comunicarse con un hermano que tiene el don de la telepatía, o con una hermana que tiene el don de la telepatía y tiene en el aura los fluidos del alcohol o del tabaco, esto actúa como un obstáculo para que los pensamientos que emanan de los ángeles, lleguen con claridad a los hermanos y hermanas que tienen karma, asumir la responsabilidad de un hermano o hermana que se dedica a la cura, significa también cambiar los hábitos alimenticios, y también apartarse de todo aquello que perjudica la salud. Cada uno de ustedes a de escoger el camino, porque Dios no obliga a nadie, cada uno de ustedes tiene libertad y así en esa libertad escojan, más la siembra es libre y la cosecha es obligatoria.

Los fluidos curativos, no solo pueden emanar a través de los chacras palmares, una cantidad importante de estos fluidos emanan a través del aura de salud, el aura de salud la tienen todos los seres humanos, esta presenta un color rojo brillante, y en este rojo brillante se adhieren los fluidos de cura, es así, que cuando un hermano vital, saludable, se acerca a un enfermo, cuando se retira el enfermo dice: “Que bien me siento, me sentía débil, me sentía agotado, me sentía cansado y ahora mis fuerzas se han renovado”.