Enseñanzas - Otros

Rosa de Lima, Santa Rosa de Lima orientando a sus hermanos.

En una oportunidad, un hermano con dones y en comunicación con nuestro Padre, a través del arcángel Gabriel, le dijo: “Arcángel Gabriel, voy a colocarme unos silicios en la cintura, porque también yo quiero llegar a la santidad”, Gabriel arcángel le dijo “vas a hablar con Rosa de Lima, ya que Dios te ha concedido la gracia de tener dones, hermano escúchala”, entonces, nuestro hermano miro a Rosa de Lima, que se presentó en su vivienda y le dijo Rosa de Lima: “hermano, ¿tú te amas?”, “si hermana”, “entonces, no destruyas tu cuerpo, cuídalo, porque Dios te lo ha dado, para vivir las pruebas que te tocan, en tu presente encarnación” y el hermano le dijo: “entonces hermana ¿Por qué tú te azotabas?, ¿Por qué tú te sometías a tantos suplicios? Yo también quiero llegar a la santidad, yo veo a Jesús y me esfuerzo en hacer el bien, estoy orando por los enfermos, haciendo el bien a los enfermos, y quiero un camino de santidad” y luego Rosa le dijo: “¿quieres ese camino? Ama y todo lo que te pida nuestro Padre cúmplelo, sin embargo aún, tú hermano tienes karma, ya llegará el momento en que te librarás del error, sin embargo, yo llegué a la tierra sin karma, no lo tengo, más lo que pedí, ser para mis hermanos un ejemplo, porque ellos se decían así mismos, solo aquel que se sometía a disciplina, podía llamarse un verdadero cristiano, si llegué a este mundo fue por amor, sin embargo hermano, a ti te digo, tú no eres un ángel, tú no estás en misión, solo están en misión los ángeles de Dios, le has pedido a Dios tener dones para equilibrar la balanza, porque en tu vida anterior hiciste mucho mal y le has pedido a Dios hacer en esta vida, todo lo contrario, algún día llegarás a la angelitud, tú hablas de santidad, sin embargo para nuestro Padre, existen, los arcángeles, espíritus puros, mensajeros de Dios, ministros de Dios, Tronos, Potestades, Serafines, Querubines y ellos están unidos a Dios, existen los ángeles que pueden tener cuerpo físico o pueden no tenerlo y existen hermanos y hermanas que como tú se han equivocado y sufren las consecuencias de sus errores, algún día llegarás a ser un ángel, pero cumple hermano con la promesa que le has hecho a Dios, de hacer el bien a todos, no te olvides, no eres un santo, no eres un ángel, pero si deterioras tu cuerpo físico hermano entonces no cumplirás la promesa que le has hecho a Dios”.